1
May
2010
0
A solas con el toro

A solas con el toro

Plaza de Toros del Real de San Carlos. Construida en 1908, inaugurada en 1910 y clausurada en 1911 por la sanción de una ley para proteger a los animales. Sólo se llegaron a realizar 8 corridas.

Todo tiene un aire misterioso. Tal vez porque es una construcción de más de un siglo. Tal vez porque está clausurada por peligros de derrumbes: una corroída estructura de hierro sostiene las vencidas gradas de concreto.

El cartel de “prohibido pasar” es una invitación a ingresar. ¿Moriremos sepultados por pedazos de cemento que después de un siglo, justo cedan a nuestro paso?

Desde afuera del “estadio” se puede ver el acceso a la palestra. Lo observo y una corriente eléctrica corre por mi espalda y me eriza la piel. La palestra significa enfrentar la realidad que no se puede evitar. Que no se puede posponer. La hora de la verdad.

Estamos a solas con el toro, a solas con la vida. Podés perder todo, porque todo está en juego.

En el umbral del acceso a la palestra tendremos que dejar las palabras. Adentro no hay lugar para ellas porque simplemente no sirven para nada. Solo podremos ingresar con nuestros miedos y con nuestras esperanzas. El falso coraje, nuestras presunciones, y todo lo que no sea auténtico y real, también lo depondremos en la puerta. En la hora de la verdad no hay lugar para la hipocresía. Solo habrá espacio para dirimir la vida y la muerte, no para hablar o simular. Solo habrá un presente intenso, como siempre pasa cuando uno se juega la vida. Y en donde un descuido puede ser fatal.

Hay 10.000 personas mirando, pero no importan; en realidad no hay nadie. Es uno el que puede morir; no ellos. Es uno el que se salva si gana; no ellos. Y aunque querramos fundirnos con las 10.000 almas que comparten este instante, no se puede. Seremos los únicos héroes o las únicas víctimas.

Somos los únicos protagonistas de nuestra propia existencia. Recién al entrar a la palestra tomaremos conciencia que los de afuera no importan. Es sólo nuestra vida la que se juega. Y este hecho, es de una soledad apabullante.

A veces la vida nos deja a solas con el toro. No hay escapatoria. No cuentan los gritos ni las miradas de los otros. Ellos podrán estar sentados o parados, tranquilos o nerviosos; pero sólo nosotros enfrentamos una realidad brutal.

¿Cómo puede ser que hayamos gastado tanta energía para exhibirnos si no importan las miradas? Sólo nuestra vida está en juego. Y de poco valen las representaciones que hagamos; en la hora de la verdad, solo quedaremos desnudos y sin máscaras.

A pesar de nosotros, la realidad nos impone ser auténticos y ser protagonistas.

Matar o morir, y eso también es vivir.

Artículo de Juan Tonelli: A solas con el toro.

You may also like

Serendipidad
Heridas vocacionales
Heridas vocacionales
Ser preso tiene sus beneficios
Ser preso tiene sus beneficios
morir de miedo
Morir de miedo

Deja tu Comentario